Martinelizando Polonia: guerras, leyendas, hielo y ciudades ave fénix

Cada vez son menos las ocasiones que tengo para pasarme por aquí, o cada vez es menor mi disponibilidad y mi memoria, pero no, el barbecho jamás es definitivo por estos humildes lares digitales. Éste no es uno de esos posts que tengo semi pensado o planteado, sino uno de los de viajes y esta vez (por primera en este año) es uno de placer y sin portátil. Hoy toca martinelizar Polonia, concretamente Cracovia y Varsovia, con la tremenda guinda de Auschwitz-Birkenau.

Leer más Martinelizando Polonia: guerras, leyendas, hielo y ciudades ave fénix

Martinelizando New York: mis 10 días por territorio yankee

Para quienes no nacemos allí, y con una intensidad proporcional a la distancia de la que te encuentres de ella, Nueva York es un destino aspiracional y un sueño constante. La tele y el material gráfico (y conversacional) de quienes la pisan llega continuamente a nuestros ojos y crea expectativas alimentando ese sueño (y la inherente envidia). ¿Y qué pasa cuando ya entras mirando tan alto a la ciudad de la tortícolis del turista? Que ya no has de alzar más la mirada, que puede que incluso la tengas que bajar, y el impacto se amortigua.

Si eres la araña de Google o me has leído alguna vez, sabrás que aquí no vas a encontrar un post a lo Mi nube ni fotazas de panfletos turísticos (y si no, ahora ya lo sabes). Es mera experiencia y opinión (y de la subjetiva, ojo).Tras mucho tiempo sin vacaciones y sin viajar más allá de los 600 kilómetros en coche, llegó el momento de cumplir la promesa-sueño del «viaje de los 30» con los amigos: hemos tenido la suerte de pasar 10 días en Estados Unidos, concretamente en Nueva York y Washington. Coged asiento, o tomáoslo por etapas, porque allá va mi rodeo por territorio yankee.

Leer más Martinelizando New York: mis 10 días por territorio yankee